Tag Archives: VolverAlParaguay

Estudiar en el exterior es como un seguro de vida

Estudiar en otro país diametralmente opuesto al nuestro, como Taiwán, no solo posibilita dominar el idioma más hablado del mundo, el chino mandarín, sino también forjarse una educación multicultural. Se aprende a perseverar, a pulir el carácter y a hacer que las dificultades solo acerquen a las metas. Cuatro exbecarios que volvieron con sus títulos de las antípodas cuentan su experiencia.

maria-liz-agero-flora-gauto-alan-samaniego-rojas-y-marya-jose-martinez-conversan-e-intercambian-ideas-sobre-sus-vivencias-en-las-universi_969_573_1167759

flora-gauto_263_361_1167762Flora Gauto (26) completó la licenciatura en Diplomacia en Taipéi. Viajó en 2008 y regresó el año pasado con su título.

Trabaja como asistente consular en la Embajada de la República de China – Taiwán atendiendo el tema de pasaportes, visas y legalizaciones: “Lo bueno de mi trabajo es que puedo mantener afianzado mi chino ya que trato con taiwaneses, muchos de los cuales no hablan español. El chino es muy fácil de olvidar si uno no practica porque es muy diferente al español”.

La joven asegura que no solo aprendió el idioma en Taiwán, sino la cultura misma. “Al llegar es toda una aventura porque es muy distinta a la cultura latinoamericana. Lo que aquí es rojo allá es azul y lo negro es blanco… Eso abre mucho la mente, superas muchas barreras y a adaptarse fácilmente”.

Otro punto a favor es que el hecho de haber recibido tantas guías, directrices y explicaciones en chino hace que el estudiante, al regresar, tenga la mente más ágil porque escucha en su idioma.

Aparte de la profesión, uno aprende la disciplina y la organización: “Antes de ir a Taiwán yo era muy de última hora. Allá aprendés que todo tiene su proceso y que hay que hacer un esquema, con fechas, con límites…”.

“Lo que queremos emular es el espíritu perseverante. Cada fracaso acerca a la meta y se pule el carácter abriendo a la creatividad”

marya-jose-martinez_263_361_1167763Para Marya José Martínez (29), integrante del primer grupo de 18 becarios del año 2004 y egresada en Administración de Negocios por la Universidad Nacional de Taiwán, es grande el cambio que se da en la vida estudiando en el exterior.

“Estar lejos me volvió más segura de mí misma y superé todas las barreras en otra cultura. Crecí a nivel académico y personal”, asegura la joven, quien trabaja también en la Embajada de Taiwán en Asunción.

“Estar lejos me volvió más segura de mí misma y superé todas las barreras en otra cultura. Crecí a nivel académico y personal”

Ella también es secretaria de la Asociación de Exbecarios que con la Dirección de Empleos está haciendo una bolsa de trabajo para ayudar a los profesionales a su regreso para una rápida inserción laboral.

alan-samaniego-rojas_263_361_1167760Alan Samaniego Rojas (24) estudió Comercio Internacional y Administración en Taiwán durante cinco años. A su regreso, en enero de este año, presentó su currículum en varias empresas y enseguida lo llamaron de Copalsa, donde se incorporó en Importaciones y Comercio Exterior: “Trabajamos con bastantes empresas chinas, taiwanesas, de Malaysia y de la India”.

Samaniego resume su experiencia en cinco puntos: el primero se refiere al aprendizaje cultural, a la forma de ser humildes y emprendedores de los taiwaneses.

El segundo punto importante es el idioma. No solo el chino mandarín, sino también el inglés y se perfecciona el español en contacto con gente de otros países por los amigos que se va logrando a nivel internacional.

El tercero tiene que ver con los contactos de todas partes del mundo que ayudan para la carrera profesional.

Cuarto, es el currículum obtenido, pues, aparte de las horas cátedra, hay oportunidades de especialización a la par y muchos proyectos de investigación.

Finalmente, el quinto punto tiene que ver con valorar lo que es el Paraguay. “Desde lejos, uno extraña bastante su país y ve lo positivo y las esperanzas se afirman cada vez más. Mucha gente me decía que notaba el don de gente y la calidad humana que tenemos los paraguayos y eso nos llena de orgullo”.

maria-liz-agero_263_361_1167761María Liz Agüero (32) es graduada en Comercio Exterior y Turismo Internacional. Trabaja actualmente en China Network. “Durante mi estadía en Taiwán pude sacar dos carreras a la vez convalidando materias afines o relacionadas. Eso ayuda a hacer una carrera principal y otra secundaria para acceder a dos títulos”.

Asegura que el comercio y el turismo van de la mano y fusionar ambos es la tendencia actual, al destacar que los padres influyen mucho en sus hijos para su formación: “Yo siempre veía que mi papá perseveraba y se abría camino. Eso me ayudó”.

Lo que más admira en los taiwaneses, precisamente, es la forma de perseverar: “Cuando nos va mal en algo aquí normalmente eso nos echa, en cambio los taiwaneses toman como un aliento para perseguir su misión en el mundo y cumplir sus sueños. Algo como lo que hizo Henry Ford, que usó el sistema oriental. Él inventó el motor T porque primero tenía un plan A, B, C… hasta la T, y allí recién lo logró un año y medio después. O Thomas Alva Edison, que no se dejó vencer por los sucesivos fracasos hasta lograr su invento. Cada fracaso nos acerca a la meta, que es nuestra misión de vida, y todos vamos a salir beneficiados. Así es como se aporta al país”.

Concluye citando que un estudio de sicología conjunto con una universidad francesa ha determinado que a una persona que estudia en una cultura diferente, lejos de los padres o amigos, se le pule el carácter, cada problema le abre la mente para la creatividad y encuentra cómo resolver: “Te saca de tu zona de control y es como un seguro de vida que siempre te lleva a salir adelante”.

Las Claves

“Uno aprende a valorar lo que es el Paraguay. Extraña mucho su país y ve lo positivo y las esperanzas se afirman cada vez más”.

“Lo que queremos emular es el espíritu perseverante. Cada fracaso acerca a la meta y se pule el carácter abriendo a la creatividad”.

“Aparte de la profesión, una joya de la educación taiwanesa es la disciplina y la organización. Además la mente se agiliza…”.

“El haber ido a estudiar, separarme de mis padres, no fue fácil. Hay que tener mucha paciencia. Me volví muy independiente”.

Fuente http://www.abc.com.py/edicion-impresa/locales/estudiar-en-el-exterior-es-como-un-seguro-de-vida-1313432.html

Estudiar en Taiwán les revolucionó la vida y la visión del mundo

Carreras casi desconocidas en Paraguay, como Biología Molecular, y otras que requieren avanzada tecnología son las que han posibilitado a jóvenes compatriotas del interior, y con escasos recursos, que realicen una carrera universitaria. Rompieron barreras para formarse en el exterior, en una cultura muy diferente a la nuestra, y ahora aplican sus conocimientos en el país.

Dahiana dahiana-espinola_270_390_1194591Espínola Monges (28) completó sus estudios de Biología Molecular y Bioquímica en la National Chiayi University de Taiwán entre los años 2005 y 2011. Actualmente trabaja como docente investigadora en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FACEN) y en el Centro para el Desarrollo de la Investigación Científica (CEDIC) de la Universidad Nacional de Asunción.

A su criterio, terminar el bachillerato con buenas notas y aplicar a una beca para el exterior son fundamentales para nuestros días y es la única forma de cambiar y proyectar la visión que uno tiene de la vida misma.

Los profesionales de este ramo son muy pocos en el país, pues en Paraguay no existe la carrera de Biología Molecular en sí. Por tanto, salir al extranjero a estudiar una carrera nueva y luego venir a implementarlo es todo un desafío: “Me gusta mucho la investigación. Lastimosamente, en Paraguay es difícil realizarla por los escasos recursos, pero aún así se puede intentar”.

roberto-machado_270_390_1194590

Roberto Machado Elizalde (26) es otro de los jóvenes que hicieron su carrera entre 2006 y 2012 en Taiwán: Information Management, una mezcla de negocios e informática, en la Universidad Nacional de Ciencias y Tecnología de Taiwán (National Taiwan University of Science and Technology), una de las mejores rankeadas en el área de tecnología a nivel mundial.

El joven trabaja en varios proyectos del área de salud y telecomunicaciones aportando soluciones tecnológicas aprendidas en Taiwán, lo cual le permite viajar anualmente al continente asiático (Taiwán, China o Corea) y Estados Unidos para actualizaciones en nuevas soluciones y tendencias tecnológicas de salud.

Trabaja en la empresa Bios Group SRL como gerente de comercio exterior y es el encargado de desarrollar algunos proyectos e implementaciones. Se trata de un grupo empresarial dedicado a varios rubros como telecomunicaciones, seguridad, desarrollo de software y equipamientos médicos para el sector público y privado.

El joven es oriundo de Fernando de la Mora pero realizó sus estudios en el Colegio Presbiteriano Cerrito de Villa Elisa

“Terminé siendo técnico en informática y eso me ayudó para la carrera. Todo lo que sea matemática complica un poco en un país tan competitivo como Taiwán, pero se estudia el doble para equiparar, hay que dedicarse de día y de noche. La ventaja que tenemos cuando somos becarios es que no tenemos que trabajar, solo estudiar”.

Agrega que la juventud no debe temer sino aprovechar las oportunidades: “Cuando uno es joven puede superar cualquier dificultad, y esta beca vale la pena porque es muy enriquecedora, supera las barreras y abre la mente, en un grado mucho aún mayor cuando va al otro lado del mundo, en medio de otra cultura totalmente diferente”.

jose-salinas_270_390_1194592

José Salinas (28) estudió ingeniería electrónica entre 2006 y 2011 en la National Cheng Kung University, de Tainan, Taiwán. Egresado como técnico en electrónica en el Instituto Paraguayo Tecnológico (IPT) de Luque, fue con una base a Taiwán, lo que le facilitó las cosas en principio, pero siempre hay que esforzarse para equiparar.

Destaca la hospitalidad de los taiwaneses, lo que ayuda bastante a los jóvenes a adaptarse y a salir adelante en sus estudios.

“Los conocimientos que uno adquiere son de incalculable valor. Ayuda mucho además salir del país y embarcarse en una cultura muy diferente de educación y enseñanza, con un nivel muy elevado”

Actualmente trabaja en la compañía de telefonía celular Tigo, donde es analista de compras técnicas: “Los conocimientos que uno adquiere son de incalculable valor. Ayuda mucho además salir del país y embarcarse en una cultura muy diferente de educación y enseñanza, con un nivel muy elevado”.

Salinas comenta que haber estudiado en Taiwán pesa bastante y de manera adicional en el currículum porque todos los empleadores ya saben que allá es otra cultura de educación y formación.

“Pero lo que más ayuda es uno mismo. Si tenés capacidad para desenvolverte y dar de vos lo mejor, siempre salís adelante”

yuly-gimenez_270_390_1194593Yuly Giménez (24) es oriunda de Atyrá y estudió en Taiwán de 2009 a 2014. “Tenía parientes que ya estaban estudiando allá y así pude conocer la beca, presentarme y ser aceptada”, comenta la joven que realizó la carrera de Administración de Empresas.

Ahora trabaja en el proyecto de producción para una fábrica de balanceados de la Misión Técnica de Taiwán en San Lorenzo.

En su caso, como extranjera, tuvo la opción de tomar la carrera en inglés, idioma para el cual debió estudiar todos los días y perseverar para ponerse al nivel de los demás compañeros. Cuesta pero se consigue, advirtió.

alexander-ramirez_270_390_1194594Para Alexander Ramírez (29) son importantes haber terminado el colegio con buenas calificaciones y tener una buena base de inglés para una mayor facilidad en los estudios.

Egresado del Colegio Experimental Paraguay Brasil (CEPB), siguió en Taiwán la carrera de Medios de Comunicación con una opción paralela alternativa que es Comercio Internacional.

Trabaja como gerente de producción en la firma J Fleischman, donde está más bien abocado al marketing.

Asegura que, pese a lo que se había imaginado antes de viajar, tuvo una inserción bastante rápida en Taiwán y eso colaboró muchísimo para que vaya conociendo y rodeándose de gente. “No nos encerremos en nosotros mismos. Estemos abiertos a conocer gente, cultura, idiomas, la comida. Muchos piensan que les costará adaptarse, pero es cuestión simplemente de experimentar”.

Postulaciones 2015, abiertas

La embajada de la República de China, Taiwán, en Paraguay invita a los jóvenes a presentarse a la convocatoria de diversas becas de estudios superiores para el año académico 2015-2016. Los plazos de inscripción fenecen a partir de la primera semana de marzo, según las carreras.

El llamado es para realizar estudios de grado y posgrado en diversas áreas y también para el chino mandarín en universidades de Taiwán.

Este año se ofrece por segunda vez, el programa de Licenciatura en Medicina a través del Fondo Internacional de Cooperación y Desarrollo (ICDF).

Más datos en la Embajada de la República de China (Taiwán) – Oficina del Consejero de Educación en Avda. Mariscal López 1043 c/ Mayor Bullo, teléfono 213 361 y los sitios: http://www.taiwanembassy.org/py o http://www.estudiarentaiwan.org.

Fuente http://www.abc.com.py/edicion-impresa/locales/estudiar-en-taiwan-les-revoluciono-la-vida-y-la-vision-del-mundo-1334919.htmlreunion-de-exbecarios-alexander-ramirez-dahiana-espinola-july-gimenez-jose-salinas-y-roberto-machado-_970_507_1194589

 

 

“Taiwán es una de las mejores opciones educativas en el mundo. El solo hecho de conocer el país abre la mente y genera ideas de desarrollo a ser implementadas en el país. Y una de las mayores ventajas es que uno aprende el idioma chino mandarín con el que puede comunicarse con el 80% de la población mundial”

 

R

oberto Machado, Information Management, National Taiwan University of Science and Technology

 

“Es difícil de describir cuán rica ha sido mi experiencia de estudiar en Taiwán porque nos cambia la vida a todos. Yo no me puedo imaginar qué hubiese sido de mí sin esta beca. Y más aún para las personas de escasos recursos para quienes estudiar una carrera universitaria en el país es muy difícil”.

 

Dahiana Espínola, Molecular Biology and Biochemistry,

 

National Chiayi University

 

“Estudiar en Taiwán ayuda bastante para volver y desempeñarse en el país. Acá la gente es un poco conformista. Esto ayuda a que no te quedes con lo que te piden en tu trabajo, sino a aportar aún más. No quedarte con las bases, siempre dar más de lo que podés. Hay que tener el afán de investigar más y estar preparado para más”.

 

José Salinas, Electronic Engineering, National Cheng Kung University.

 

“Yo hice la secundaria en Atyrá, por tanto, uno que egresa de un colegio nacional del interior del país muy bien puede acceder a una beca. Es cuestión de proponerse y perseverar. Que los jóvenes se animen y no tengan miedo a abrirse paso hacia una educación de Primer Mundo para luego ser útil al país”.

 

Yuly Giménez, Business Administration, National Taipei University

“Taiwán fue para mí como mi segunda patria. La oportunidad de esta beca marcó mi vida y es una experiencia única. Los jóvenes deben arriesgarse. Hay muchos tabúes sobre lo que es la cultura china, pero más que nada hay que ignorar eso y aprender un poco de la cultura antes de ir y no encerrarse solo en la nuestra”.

 

Alexander Ramírez, Mass Media and Comunications, Providence University